El cóctel Rossini es una de las variantes más populares del Bellini, un cóctel realizado con vino espumoso que sustituye el zumo de melocotón por zumo de fresas, siendo habitual servirlo con pulpa de fresa natural que le da una mayor consistencia.

El Rossini nace como una de las múltiples alternativas y variedades del clásico cóctel Bellini, no siendo la única existente. Habitualmente se suele optar por cambiar el zumo de melocotón del Bellini por zumo de otra fruta, creando un nuevo cóctel con un toque completamente distinto. Se trata de un combinado fácil de realizar, y, que requiere de pocos pasos para conseguir una marca distintiva.

Ingredientes de la receta del Cocktail Rossini

  • 100 ml de vino espumoso, preferentemente Prosecco o 2 partes de Vino Espumoso
  • 50 ml de zumo de fresa o 1 parte de zumo de fresa (preferentemente natural con pulpa)
  • Azúcar
  • Un par de fresas

Preparación: Cómo se prepara el cóctel Rossini

Como sucede con el cocktail Bellini, se trata de un combinado que requiere de pocos ingredientes, siendo perfecto para realizar en casa. A continuación, te mostramos los pasos para la realización de este cóctel Rossini.

  1. En primer lugar, el cóctel Rossini se sirve muy frío y sin hielo, por lo que, además de tener el Prosecco en la nevera, se recomienda guardar los vasos que se van a utilizar en el congelador/nevera, mojados con agua para que se enfríen.
  2. A continuación, se procede a preparar el zumo de fresa con pulpa. Para ello se cortan distintos trozos de fresa y se meten en una licuadora. No hace falta pelar las frutas, ya que, la piel de las fresas le dará esa mayor consistencia al cóctel que estamos buscando. En este paso, se puede agregar una pizca de azúcar, para conseguir un sabor más dulce para el cóctel.
  3. Tras batir la fruta, se echa el batido/zumo en la copa de champagne o vaso alto previamente enfriado en el congelador/nevera hasta llenar 1/3, y, se rellena el resto con 2/3 de vino blanco espumoso, preferentemente Prosecco italiano.
  4. Finalmente, se procede a decorar el cóctel, pudiendo utilizar varios trozos de fresas, tanto en el borde del vaso como en el interior.

Consejos a tener en cuenta para hacer un Rossini

El Rossini es una variante del cóctel Bellini, una variación que utiliza fresa en lugar de melocotón, por lo tanto, los consejos y recomendaciones son bastante similares a las de la receta original. En primer lugar, es importante servir la bebida fría, siendo necesario guardar el vino espumoso en la nevera. Con respecto a las fresas, se deben utilizar fresas maduras, para conseguir la mayor cantidad de zumo posible.

El vino espumoso por excelencia para las recetas de cócteles italianos es el Prosecco. No obstante, en caso de no disponer de este vino blanco espumoso, puede usarse tanto Cava, Champagne, como cualquier otra variedad con similares características. Algunos Barmans, además del zumo de fresa, añaden granadina u otros licores dulces para dar un toque distintivo al combinado.

Este cóctel puede servirse como si fuese un granizado, utilizando hielo picado/triturado durante la elaboración, logrando de esta manera una bebida refrescante para el verano.

Historia y origen del cóctel Rossini

Como hemos comentado, el origen del cóctel Rossini es una alternativa del clásico cóctel Bellini. Podemos suponer que, como el resto de variantes, se creó en los años posteriores a la creación del cóctel original, sustituyendo el melocotón por fresa en este caso.

El nombre de Rossini viene de Gioachino Antonio Rossini, un afamado compositor italiano que vivió entre los años 1792 y 1868, siendo autor de 39 óperas, y, un sinfín de canciones, piezas de cámara y obras sacras. Como se puede deducir, el nombre Rossini hace referencia al color rosado del combinado, el cuál deriva de la fresa, y, el hecho de ser nombrado como un artista italiano histórico, sigue la estela del nombre de Bellini, nombre que se dio por el pintor Giovanni Bellini.

¿Con qué acompañar este delicioso Rossini?

El cóctel Rossini, que mezcla el zumo de fresa y el vino espumoso Prosecco, típico del país italiano, es uno de los cócteles más dulces que tomar en cualquier celebración o evento. Se trata de una combinación única de sabores, ideal para los amantes de la fresa, que tan característico sabor prolonga en el paladar.

Este tipo de combinados, usados habitualmente en piscolabis y tapeos, son perfectos para combinar con pequeñas tablas de quesos y embutidos variados, así como en la degustación de diferentes entrantes.