La michelada es uno de los cócteles más representativos de México, una bebida alcohólica que se prepara con una base de cerveza, y, que lleva una serie de ingredientes muy variados, que le ofrecen un sabor refrescante y muy característico. A pesar de su aparente complejidad, la preparación de esta bebida es muy sencilla, requiriendo de pocos pasos, pero, obteniendo un sabor único en el mundo de la coctelería.

La Michelada mexicana es una bebida exquisita para los habitantes de este país, sirviéndose muy fría, y, pudiéndose servir con o sin hielos. La forma de preparación del combinado varía según la receta, pudiéndose usar diferentes salsas en la elaboración. En este caso, presentamos la receta más típica para hacer una rica Michelada.

Ingredientes de la receta del Cocktail Michelada

  • 330 ml de cerveza, es decir, una lata de cerveza
  • 50 ml de zumo de limón/lima natural
  • Una cucharada de salsa Worcestershire o salsa inglesa
  • Una cucharada de salsa picante
  • Sal
  • Chile en polvo o pimienta

Preparación: Cómo se prepara una Michelada

  1. En primer lugar, y, el paso más importante que se debe realizar para hacer una Michelada es preparar el vaso en el que se va a servir. Para ello, se debe introducir el vaso en la nevera o el congelador mojado, para poder escarchar el recipiente, y, servir el combinado muy frío.
  2. Para comenzar, se debe preparar un zumo de limón o lima natural, usando un exprimidor eléctrico.
  3. A continuación, se humedece el borde del vaso con zumo de limón o zumo de lima, y, se vierte la sal y el chile en polvo, consiguiendo que se adhiera por todo el vaso.
  4. Tras esto, se añade el zumo de limón al interior, las diferentes salsas sazonadoras, y, en último lugar, la cerveza, hasta llenar prácticamente el vaso, dejando un par de dedos de margen.
  5. Finalmente, a la hora de beber la Michelada, se debe ir girando el vaso, dejando que la bebida vaya retirando la sal y el picante en el momento de tomar cada trago.

Consejos a tener en cuenta para hacer una Michelada rica

Para hacer una Michelada mexicana se deben tener en cuenta diferentes consideraciones y consejos para conseguir el mejor sabor. Por ello, en este apartado vamos a presentar los trucos más destacados para preparar Michelada. En primer lugar, como hemos comentado, se recomienda congelar un vaso o jarra de cerveza para conseguir un sabor muy frío. En caso de no disponer de tiempo, se pueden utilizar hielos, pero, teniendo precaución de no «aguar» el combinado.

Por otro lado, la bebida requiere de zumo de limón o lima natural, siendo indispensable que dicho zumo se exprima al momento, evitando que se oxide. Asimismo, las salsas que lleva el combinado pueden variar según la receta, siendo la salsa Worcestershire o salsa inglesa la más habitual que comparten la mayor parte de recetas. Otras salsas, como la salsa picante, la salsa Teriyaki o la salsa de Soja pueden aparecer dentro de la receta. Con respecto a la preparación del vaso, se debe tener presente que el toque picante y salado que se consigue al echar por el borde del mismo estos ingredientes es un sello de identidad del cocktail.

Por último, la cerveza rubia debe echarse en último lugar y muy fría, consiguiendo un sabor mucho más potente que el de la cerveza tradicional, sobre todo en los días de mayor calor del verano.

Historia y origen de la Michelada

El origen de la Michelada se remonta a los años 70, teniendo diferentes historias sobre su creación. Una de las «leyendas» más habituales de la creación de este cóctel habla de un socio del Club Deportivo Potosino en San Luis Potosí llamado Michel Ésper, que siempre pedía su cerveza con zumo de limón, hielo, sal y popote, como si se tratase de una limonada de cerveza. Como es habitual, la cerveza no se toma con hielo, pero, la limonada sí, y, en aquel lugar no podían enfriar los vasos como se hace en la actualidad. El resto de socios empezaron a probar esta singular combinación, y, la bautizaron como Michelada, de la unión del nombre del «supuesto creador», Michel, y, la «limonada».

Una historia menos rocambolesca habla sencillamente del término, «Mi chela helada», es decir, mi cerveza helada, nombre formado por la unión de las palabras de esta frase. La condimentación con las diferentes salsas es posterior, pudiéndose entrever como una prueba de las posibilidades para aderezar este tipo de combinado.

¿Con qué acompañar una Michelada?

La Michelada es un tipo de cóctel de cerveza que se realiza principalmente en México, y, como no puede ser de otra manera, los mejores acompañantes son los platos típicamente mexicanos. Por ello, las fajitas de pollo, los tacos al pastor, las quesadillas o los nachos son comidas perfectas para degustar con una Michelada.