El Bloody Mary es uno de los cócteles más famosos del mundo, siendo un combinado revitalizante, que muchos bromean con su capacidad para levantar muertos. Este cóctel, con una variedad bastante singular de ingredientes, mezcla vodka y zumo de tomate, dando como resultado una combinación bastante peculiar.

Se trata de una receta refrescante y sabrosa, gracias a los tomates y vegetales que incorpora. El nombre de Bloody Mary puede hacer referencia a María I de Inglaterra, reina de Inglaterra e Irlanda entre los años 1553 y 1558. Esta reina fue impulsora de numerosas ejecuciones durante la restauración del catolicismo en el Reino, haciendo que los protestantes la apodaran de esta manera, Bloody Mary, traducido como María la Sanguinaria o María la Sangrienta.

Ingredientes de la receta del cocktail Bloody Mary

  • 60 ml de vodka o 1 parte de vodka
  • 60 ml de zumo de tomate o 1 parte de zumo de tomate
  • Una pizca de sal y pimienta negra
  • 3 gotas de salsa picante o tabasco
  • 3 gotas de salsa Worcestershire, salsa Worcester o salsa inglesa
  • 30 ml de zumo de limón o 1/2 parte de zumo de limón
  • Varios cubitos de hielo triturados
  • Una rodaja de limón o rama de apio para la decoración

Comprar ingredientes principales para hacer un Bloody Mary

Guía de mejores vodkas

Preparación: Cómo hacer cóctel Bloody Mary

Existen varias variaciones en la receta del Bloody Mary, habiendo diferentes cambios en algunas de ellas, y, modificando ciertos ingredientes. En el caso de que quieras realizar un Bloody Mary cóctel de calidad con los ingredientes antes mencionados, puedes seguir estos pasos:

  1. En primer lugar, y, de manera opcional, puedes preparar el vaso en el que vas a servir este combinado con un toque especial. Para ello, moja con un poco de zumo de limón el borde del vaso, y, coloca una pizca de sal.
  2. A continuación, debes tomar todos los ingredientes y meterlos dentro de un vaso mezclador. En primer lugar, echa el vodka, luego el zumo de tomate, la salsa Worcestershire, el tabasco y, por último, el zumo de limón. En caso de querer dar mayor consistencia al combinado, agrégale un de pimienta negra y sal. 
  3. Tras esto, con todo el combinado, utiliza una cuchara mezcladora para remover los ingredientes durante 30-45 segundos. Es importante que se realiza de manera enérgica, ya que, mejorará la homogeneización del cóctel. Asimismo, también puede utilizarse una coctelera o una batidora, aunque es menos habitual.
  4. Después de tener toda la receta lista del Bloody Mary, échalo en el vaso previamente preparado. Puedes decorar el vaso con una rodaja de limón y/o una rama de apio.

Consejos para hacer un Bloody Mary

El cóctel Bloody Mary cuenta con una de las recetas más particulares del mundo de la coctelería, siendo un cóctel con mucha consistencia, y, como una textura muy particular. Al tratarse de un cóctel con zumo de tomate, no se recomienda el uso de coctelera, siendo más cómodo realizar con un vaso mezclador. En este caso, es mejor remover el cóctel que agitarlo, logrando de esta manera un sabor más puro.

Uno de los detalles más significativos de este cóctel es que se dice que es un remedio casero perfecto para la resaca, ya que, al contener tomate, sirve para paliar los efectos de cansancio, deshidratación y dolor de cabeza, provocados por una noche de desenfreno.

Por otro lado, en los casos en los que no se disponga de alguno de los ingredientes, puede sustituirse por otros similares, o, eliminarse incluso. Los únicos ingredientes indispensables son el vodka y la salsa de tomate, siendo necesarios para la preparación. El zumo de limón puede cambiarse por zumo de lima o piña, y, las salsas, tabasco y Worcester, pueden sustituirse por otras similares, dando un toque picante a este combinado.

Origen del Bloody Mary

La historia del origen y creación de la receta del Bloody Mary es bastante incierta, ya que, la mezcla de una bebida de tan alta graduación como el Vodka, con zumo de tomate, y, los diferentes ingredientes adicionales que trae este cóctel, parece sacada de una novatada universitaria. No obstante, parece que esa no sería la historia, ya que, muchos atribuyen su creación a un Bartender llamado Fernand Petiot, que trabajaba en el Harry’s New York Bar en Paris.

A este barman, por una cosa u otra, se le paso por la mente unir el vodka con zumo de tomate. El nombre se lo sugirieron los clientes, haciendo referencia a la Sangrienta Bloody Mary, como era conocida la Reina María I de Inglaterra, por las continuas ejecuciones que realizó durante la restauración del catolicismo en Inglaterra e Irlanda.

No obstante, otra historia sobre el nombre habla de un joven que tras pedir el cocktail, lo comparó con su novia, la cuál había conocido en un cabaret. Su novia, llamada Mary, trabajaba en el cabaret Bucket of Blood, y, la unión de estos nombres, llevo al nombre de Bloody Mary.

¿Con qué acompañar un Bloody Mary?

El Bloody Mary cocktail es un combinado que se toma preferentemente como aperitivo, conteniendo ya de por si tomate, y, pudiendo agregarse zumos de otras hortalizas como zanahoria o pepinillos. No obstante, también puede tomarse con ciertas comidas, preferentemente comidas saladas para combinar el sabor que ofrecen.

Por otro lado, como hemos comentado anteriormente, tiene un efecto revitalizante frente a la resaca, siendo una bebida que consigue eliminar los efectos adversos de una noche de desenfreno. Por ello, si no dispones de Aquarius en casa, no cuentas con medicamentos, y, te ha sobrado algo de Vodka de la noche anterior, puedes preparar un Bloody Mary casero para renacer tras una noche de fiesta.